Fecha:
           

Alfaroazul

ELECCIONES SOCIALMENTE RESPONSABLES

 

El proceso electoral en Hidalgo ha resultado ser tan ecológico y socialmente responsable que seguramente podría cumplir con las exigencias de las calificadoras internacionales defensoras del medio ambiente.

Y es que las propuestas presentadas por los candidatos son tan recicladas que bien podrían ser motivo de ejemplo para Greenpeace.
La pandemia que tomó por sorpresa al mundo entero con los calzoncitos abajo, nos está dando una culeada a todos, obligando a cambiar los estilos de vida, de relación, de movilidad y de vestimenta, también modificaron la forma de hacer política y están transformando los hábitos de los candidatos, quienes ahora usan cubrebocas, cargan con su gel antibacterial y ajustan sus mítines a un número reducido de asistentes.

Pero lo que la pandemia no pudo, es cambiar las propuestas de los candidatos.

Ahí sí, ni cuatro o cinco transformaciones pudieron iluminar a los candidatos, que de plano recurrieron al baúl del abuelo para desempolvar las promesas que una vez más están presentando a los posibles votantes.

Con la arrogancia que les hace suponer que conocen las preferencias, necesidades y aspiraciones de la población, los candidatos van de nuevo a ofrecer que ahora sí ellos van a cambiar a los municipios.

Me cae que creen que somos pendejos, comentaba un hombre ya no tan joven y que ha visto pasar algunas elecciones municipales.
Molesto, decía, los candidatos ya ofrecieron empleo, viviendas dignas, rehabilitación de calles, seguridad en las calles, alumbrado público y hasta reducir los impuestos y, saben, qué cumplieron de eso: nada.

Y que se atrevan a negarlo, retaba el hombre ya encabronado.

Empleo no hay y siguen los despidos, de las viviendas mejor ni hablamos, caras y unos pinches huevitos son las que ofrecen, los hoyos tan de moda, hoy siguen ahí.

En esa reflexión recordaba también promesas de hace dos elecciones, donde un empresario ofrecía seguridad en las calles, promesa que no cumplió porque los asaltos siguen a la orden del día, igual ocurre con el alumbrado, porque las calles de cualquier municipio, el que sea, usted elija, son oscuras y peligrosas.

Total que la lista de promesas recicladas en las que por supuesto incluyen que ahora ya no madrearan a las mujeres, porque son la prioridad de todos y que harán lo posible por defenderlas de las agresiones, hoy esos hombres y mujeres que van por las calles prometiendo y prometiendo, aseguran que son empáticos y soróricos con las causas de las mujeres, o sea, que de ganar las elecciones, las tratarán como reinas, total, prometer no empobrece y las mujeres serán violadas, maltratadas, aún en tiempo de elecciones.

En esa lista interminable de buenas intenciones, que la mayoría solo en eso se quedan y que, terminado el proceso electoral, se guardarán para dentro de cuatro años, también se incluyen la reducción de impuestos, salarios más justos, inversiones millonarias, salud para todos y, si les alcanza, hasta prometen reducir la capa de ozono.

Mientras todo esto ocurre, ya comenzaron los debates de candidatos en esta nueva normalidad y de manera virtual, la chinga fue para los primeros, porque en lo que le agarran el modo, superan las fallas en la conexión de algunos, la falta de costumbre de hablarle a un aparato y las promesas recicladas, la verdad es que son hasta chistosos y esperemos que en verdad lo sigan los votantes.

Quizá seria interesante un verdadero debate y que ahí se viera de qué están hechos los candidatos, algo así como hacerla de pedo, pero en serio.

 

Espero sus comentarios.  Fb:  Alfaro Red    @bertha alfaro